La cultura familiar

Cuatro generaciones de "merrandier"

ADN de canadell

En 1939, Lauriano CANADELL, originario de Figueras, atraviesa los Pirineos con sus dos hijos Jacques y Narcisse, que tenían respectivamente 6 años y 1 mes, para huir del régimen franquista y se refugia en el suroeste de  Francia.

Desde su llegada, con muy pocos medios, se dedica a la producción artesanal de leña y de carbón vegetal, un trabajo penoso y que requiere mucha sabiduría, consistente en confeccionar hornos de leña en los que se permite una  combustión muy lenta. Esta operación requería una vigilancia continua a lo largo de la noche para que las llamas no prendieran en la carbonera, con lo que la producción podía perderse completamente.

A los 14 años, su hijo Jacques deja la escuela para trabajar en los bosques. A partir de los años 50, se abre el marcado de las duelas para barricas. Los toneleros, mayoritariamente presentes en los muelles de Burdeos, producían algunas unidades de barricas en una economía todavía fragilizada por la Segunda Guerra Mundial.

Un primer taller de duelas hendidas a mano y aserradas al cuarto empieza en Trie-sur-Baïse.

Los dos oficios de explotación forestal y de merrandier iniciados por Lauriano siguen siendo el ADN de la sociedad CANADELL.

de padre a hijo

En los años 70, Jacques CANADELL hijo empieza en la sociedad. El desarrollo de la demanda de madera sin desbastar de haya y de roble para el mercado español crece la actividad, especialmente para el suministro de productos de alta calidad con destinos industriales exigentes especializados en la producción de chapa para imobilario.


A principios de los años 80, la demanda de duelas crece entre los productores de vinos de Bordeaux y de California. Cada vez se solicitan más las duelas de grano fino, lo que conlleva las primeras compras en el prestigioso monte de Tronçais.

Frente a la demanda creciente, Jacques padre e hijo deciden externalizar la empresa para acercarse a los bosques de la Picardía, de Île de France y del centro del país y así producir duelas en esas regiones. Los bosques nacionales como Compiègne y Halatte todavía forman parte del suministro de la sociedad.

Experto del suministro de roble de calidad, la sociedad CANADELL, bajo el impulso de Jacques padre e hijo, no ha dejado de crear oficios sinérgicos alrededor de esta noble materia prima mediante la creación de unidades industriales de chapa, de serrería y de mobiliario.


En 1999, Federico Canadell empieza en la sociedad familiar que se reorienta desde entonces hacia los oficios de la tonelería y del roble enológico, conservando siempre una organización estratégica de explotación forestal, como consecuencia de esta estrategia, la sociedad CANADELL hace parte de los compradores nacional más importantes de madera de roble de
alta calidad.

foret
elit. in dolor Sed adipiscing Donec ipsum consectetur mi, et,